Dec 30, 2012

234 - GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS

Los ángeles habían anunciado su venida y la gloria del Señor iba a resplandecer como el primer día de la Creación, cuando Dios exclamó entre tinieblas: “Sea la Luz
Era la época de la Pax Romana de Augusto César en su 42 año de reinado. La explotación de las colonias del Imperio generaban injusticia, humillación, esclavitud sobretodo en los pueblos de la cuenca oriental del Mediterráneo. La familia de Jesús era pobre: pero tenía consigo, las fuentes, los arroyos, las estrellas y las montañas, los marginados miraban que la debilidad de Dios es más fuerte que el poderío de los hombres.
El 93% de la población era necesitada debido a los altos impuestos del Imperio y los diezmos del Templo.
Existía por debajo de este nivel socioeconómico un grupo de desposeídos que no contaban con tierra ni con nada, eran llamados anawin, formado por los pastores, las viudas, los huérfanos, las prostitutas, los leprosos y los extranjeros. Todos ellos en sus sueños esperaban al Mesías Rey.
En toda la llanura de Belén reverdecía la yerba, pacían ovejas y animales de cornamenta destinados al sacrificio del Templo. Era la tierra recordada del joven David cuando cuidaba los rebaños de su padre y sofocaba a los leones.
Esa noche precisamente en un ambiente de paz secular, los pastores cerca de sus rebaños y apoyados en su báculo de sicomoro, reposaban de sus fatigantes faenas arropados en sus oscuros vestidos y sus calurosas pellizas o gabanes.
Sus rostros con la pátina de los vientos poseían ya la serenidad de la vejez, de repente un ángel se presentó rodeado de un dulce halo de luz, los pastores llenaron sus grandes ojos con una claridad celestial desconocida para ellos y cayeron de hinojos.
El mensajero dijo: “No temáis; tengo que anunciaros una nueva buena, que será de grande alegría para todo el pueblo. Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, que es el Mesías, Cristo; el Señor.  Y esto os servirá de señal para reconocerlo: hallaréis al niño envuelto en pañales y puesto en un pesebre
Los pastores poseedores de esa intuición habitual de las gentes sencillas, todo lo comprendieron, abajo en la roca, el milagro había pasado inadvertido, como la chispa en la piedra de pedernal subterránea.
Ellos percibieron el ascendente musical de una multitud de criaturas celestiales que aumentaba por momentos dejando oír sus alabanzas "Gloria a Dios en las alturas del cielo y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad"
Al cesar los cánticos, los pastores conversaban entre sí, recordaban la expectación de Israel, sacaron sus propias conclusiones, y dirían"Vayamos pues, pronto a Belem para ver ese acontecimiento que Dios nos ha manifestado" Puestos en camino, debieron figurarse un recién nacido con ojos de recental a la vez que se preguntarían ¿Por qué ellos debieron ser elegidos para conocerle? Al llegar al lugar observaron que allí estaban en silencio una joven mujer, un hombre y un pequeño ser recostado en el nicho de un pesebre o abrevadero cubierto de pajas. Parecía que en su rutina con todo tan sencillo le contemplaban como a un corderillo recién nacido. En la mirada de María y de Jose leyeron aquella alegría simple y trémula de los pobres que también se halla en los ojos de quienes les quieren.
Luego de postrarse y adorarle, fuéronse ellos a maravillar a todas las gentes con su relato. Meses después Belem y la región olvidaron sin duda  la manifestación y la gloria de los tres personajes de la colina.

Bibliografía a solicitud

Dec 24, 2012

233- LA BUENA NOCHE

He aquí la noche de la ternura, la más hermosa de las historias que afectó a toda la humanidad, fue la mayor de todas las noticias que vino sobre la tierra, como liviana y casi imperceptible aura, de ligera brisa que anunció una noche fresca.
La fecha y la región estaban determinadas desde la antigüedad por las visiones de los profetas sobre la Medialuna Fértil en ese corredor común a tres continentes, África, Europa y Asia. Cursaban el año 750 del calendario romano, se celebraba la 194 Olimpiada de los juegos griegos y era el 42 aniversario del reinado del Emperador Augusto.
María volvía a atravesar las montañas de Samaría, esta vez acompañada de su esposo, un varón belemnita y justo descendiente de David, la casa más importante de Judá. Debían viajar 150 km por caminos desérticos, estepas o senderos entre algarrobos y  grises olivos.
Habrían cruzado la Garganta del Esdrelón sobre el valle de Yezreel y ascendido las montañas de Samaría y Judea desde donde debieron divisar el Monte Sión con su ciudad y su Templo.
Eran  errantes, los dos habrían circulado por las calles llenas de gente, mientras el viento frío azotaba y ondulaba su manto, varias veces había temblado de escalofríos por el trabajo de pre-parto. Todo el mundo se afanaba por sus negocios, contando sus ingresos o discutiendo la política, no pasaba por sus pensamientos la venida del Mesías esa noche, parecería como un rebaño que no sabe nunca si ha comido bastante.
Cerca de la Puerta sur oriental de la ciudad estaba el khan o mesón de caravanas donde éstas descansaban y se refugiaban de sus largas trayectorias. 
Quienes se fijaron en dicha pareja, sin alojamiento y sin medios económicos para atender un parto inminente,  pudieron pensar que era costumbre tirar al osario las criaturas indeseables, algunos mercaderes las escogían con la ilusión de tener  más tarde un esclavo del cual alguien podría servirse o utilizarlo como una borrica o un camello.
Luego de atravesar este sitio se dirigieron a Belén ciudad natal de Jose con el fin de cumplir un mandato imperial de empadronamiento.  Divisarían sobre una planicie en forma de medialuna, las redondas azoteas, los trepadores viñedos y las blancas casas de la “ciudad de pan” y al este las  montañas de Moab a manera de murallas azulinas y frías.
Aún consciente de la mirada protectora de Dios sobre ella, sentía una angustiosa preocupación en el fondo de su corazón, iba a nacer su hijo en el camino. Salieron por el oriente siguiendo el sendero desértico  que rodea una colina.

Sobre una pequeña colina hacia el desierto de Judá en un abrigo rocoso de boca oscura abrigada entre terebintos y balsameras, utilizado por los pastores para resguardar a los animales, servía de establo aunque no metían las ovejas por el miedo a que se les dañara la suavidad de la lana a menos que fueran a parir corderillos
Había que escoger algún rinconcito no tan cómodo, sino silencioso y bastante digno para lo que el cielo iba a realizar. 
Todo había empezado tan prodigiosamente. Ellos veían aproximarse el campo oscurecido y quizá batido por los vientos. Era el único recurso que debiera servir de albergue para que una joven galilea aún sin cumplir los 18 años, tuviera a término su primer parto. Hacía seis meses había nacido en Ain Karim, Juan el hijo de Zacarías y de Isabel. 
En esta escena, la imaginación ingenua de todas las generaciones, ha querido recrear con los paisajes más hermosos de acuerdo a cada época, lo sucedido en dicho lugar. 
Sólo en el Evangelio de Lucas se describe que María puso a su Hijo en un prae-sepas o cuna de piedra, para abalar el Misterio de la Encarnación. El pietismo y la consideración con la que se miró esta acción por el siglo IV, hizo evolucionar este artefacto hacia la cunita de pajas o el griffôs con la que nos hemos familiarizado tanto y es por eso que cambiar estas tradiciones folclóricas heredadas  de la conquista española a través de los franciscanos, nos parece una herejía.

Debemos leer las instrucciones en la Biblia para montar esta bellísima y tradicional escena.


Bibliografía a solicitud

Dec 18, 2012

232 - ZACARÍAS Y PRIMERA ANUNCIACIÓN

En época de Herodes el Grande, tetrarca de Palestina parecería que Dios se acordase de su pueblo israelita, asido a la inmensa llanura entre el Éufrates y el Nilo, aquella Media Luna Fértil, que a pesar de los romanos, continuaba como una sola alrededor de su Templo, resistente a las idolatrías. El último de los mendigos se creía más ilustrado que los sabios paganos. No todos sus hijos estaban circuncidados en el corazón, como expresaba el profeta Jeremías.
Dos ancianos, Zacarías sacerdote del Templo y su esposa Isabel, por su fidelidad eran amados por Dios aunque no tenían hijos, característica de oprobio en esa raza que esperaba al Mesías.
Era la estación de las lluvias y de los vientos por sobre los sicomoros del valle, los montes de Moab  parecían robarle al firmamento grumos brumosos de fina lluvia.
Entrada la noche, Zacarías debía ofrecer el incienso en el altar de los perfumes, era ocasión especial pues entre 20.000 sacerdotes de las veinticuatro clases de religiosas, sólo podían hacerlo por suerte, una vez en la vida. Al sonar el Magefáh o el Sophar a la vez los cincuenta sacerdotes elegidos corrían a sus sitios correspondientes.
El pueblo entero estaba postrado en el atrio frente al enorme altar de los holocaustos donde las víctimas se consumían muy rápido. Entre este gentío observábanse: rostros de roca caliza, rojos labios granados, sienes ambarinas, caras de ancianos doctores de ojos acortados y duros como los del jaguar, también figuras apacibles y sumisas como Isabel o las virgencitas de los apartados caseríos perdidos en la montaña y algunos pescadores del lago o artesanos silenciosos.
Todo un pueblo con sus siglos de pecados y de virtudes e incoherencias contrastante con sus secretos santos.
Zacarías había penetrado al Santuario o Santo Santorum por la puerta de oro después de haber caminado los quince pasos de las escalinatas, lucía revestido de la túnica de lino, cuyos pliegues recogidos por una faja abigarrada, cubría su cabeza, con sus pies descalzos. A su alrededor contempló los panes de la proposición, el candelabro de los siete brazos de oro (menorah). Dejó un ayudante para retirar las brasas recogidas de sobre la mesa de los sacrificios y le vio caminar hacia atrás después de adorar. Recibió el incienso de otro ayudante, que también se retiró, luego a una señal recibida desde afuera y temblando de respeto, tiró lentamente los granos de incienso sobre los tizones  que ponían rutilante la mesa de oro.
Doblada su espalda ya para adorar antes de salir en medio del aire perfumado por el chisporroteo del brasero, como si el alma del pueblo acabara de conmover a Dios y serle de su agrado, un Ángel se presentó de repente. El anciano Zacarías tembló de pies a cabeza crispando sus nudosos dedos.
El mensajero celestial (mal`ak) le dijo “No temas Zacarías; tu oración ha sido escuchada. Tu esposa Isabel tendrá un hijo y tú le llamarás Juan. Experimentarás alegría y gozo  y muchos se regocijarán  en su venida; pies será grande delante del Señor. No beberá bebidas espiritosas y será lleno de Espíritu Santo antes ya de nacer
Convertirá a muchos de los hijos de Israel. Precederá delante del Señor con el espíritu y la fortaleza de Elías, para retornar los corazones de los padres a los hijos y convertir los incrédulos a la prudencia de los justos y preparar al Señor un pueblo perfectamente dispuesto como dijo el profeta Malaquías  cuatro siglos antes: “el Mesías tendrá un precursor al que se le tomaría por Elías”.
Todo se iría a cumplir en tres promesas escalonadas: un hijo, un profeta y un precursor. No era la primera vez que Dios enviaba un mensajero a su pueblo pues Abraham, Isaac, Jacob, todos los grandes antepasados y los profetas habían sido saludados por Ángeles.
Zacarías después de escuchar con cansada atención, incorporó su enjuta figura “¿En qué conoceré esto? Porque  entrambos somos avanzados en años
El aparecido dijo: "Yo soy Gabriel  el que asiste ante el trono de Dios. Yo he sido enviado a hablarte y anunciarte  estas buenas nuevas. Mas porque no diste fe a mis palabras, las cuales se cumplirán  a su tiempo, he aquí que tú quedarás mudo y no podrás hablar hasta el día en que todo esto se verificará".
El pueblo afuera esperaba a Zacarías, ya que nunca se podía quedar nadie tanto tiempo en el lugar santo. Esta espera  al través de un sueño de siglos hallaba a esta raza con los ojos despiertos. La impaciencia aumentaba por momentos, más cuando Zacarías compareció con el rostro encarnado, deslumbrado como si llevara el sol en sus ojos y rodeado por los demás sacerdotes de turno conforme al rito, él no extendió los brazos ni pronunció sobre el pueblo la hermosa bendición en uso desde los tiempos de Aarón.
Todos los arrebatos de júbilos de los profetas querían venir a sus labios, como a una desembocadura para verterse sobre ese turbado pueblo. Este momento de mudez de Zacarías cancelaba la Antigua Alianza, ante la Nueva Alianza que las palabras del Ángel acababan de inaugurar.
Las trompetas sacerdotales resonaron, por fin con alegres sones. Los levitas entonaron el Salmo del día y la música de numerosos instrumentos subrayaron los cadenciosos versículos.
Todo se cumpliría no precisamente por los hombres pero tampoco sin ellos Días después el misterio de Zacarías habría concluido. Su retorno a la casita de Ain Karim o "fuente del viñedo", en las montañas del sur, el anciano sacerdote aún con la lengua trabada acompañaba a Isabel embarazada y oculta durante cinco meses.
La ciudad Santa, también ella cercada por almenas y filas de sombríos cipreses, se encerraba con su buena nueva, segura ahora de ser un día la verdadera tierra natal de todos los hijos de Dios.
Cuando los hombres están preparados desencadenan una guerra; cuando Dios está dispuesto rubrica la paz.

Bibliografía:
Biblia de Jerusalem
Jose Alzzin: "Jesús de Nazareth"

Dec 16, 2012

231 - EL BUEY, EL ASNO O LA MULA

No somos amantes de la historicidad, sino de la lectoricidad superficial y ramplona. Sacamos conclusiones tontas y absurdas que desdicen de ser buenos cristianos poseedores de algún grado de cultura.
Esto desdibuja y descontextualiza nuestro sentido de comprensión suscitando un imaginario colectivo bastante ingenuo e infantil.
Hay que esforzarnos por entender la trayectoria evolutiva de las civilizaciones, con sus inculturaciones y sincretismos, resultado de traducir conceptos de una lengua a otra donde se pierde la esencia original del  primer concepto.
No leemos los textos bíblicos y elaboramos “pesebres” sin siquiera habernos informado de lo que rezan los textos evangélicos. Creemos que “pesebre” es la representación escenográfica derivada de la tradición franciscana del siglo XIII, la que se empleó en todo el mundo conocido y en las nuevas tierras americanas como herramienta de catequización.
Debemos informarnos sobre las narraciones de infancia de Jesús que en el Nuevo Testamento se encuentran al comienzo de Mateo y de Lucas en sus dos capítulos iniciales.
Con un sentido despectivo y sin la consideración de respeto a la autoridad del Papa, se dispara desde muchos ángulos a una diana de polígono en que se ha convertido el Vaticano.
El Cardenal Josef Ratzinger, gran intelectual teólogo se propuso desde mucho antes de asumir su condición pontificia, a escribir sobre Jesús de Nazareth y este último libro que trata sobre la Infancia de Jesús lo ha terminado ahora.
La ignorancia de muchos periodistas particularmente sobre muchos temas, en su emoción de figurar con la “última chiva” impulsados tal vez por el propósito de obtener reconocimiento o una ganancia económica, pasando sobre la moral y la ética, fundamentos de la honestidad, lanzan a la inmensa masa de público varias distorsionadas noticias alardeando de haber encontrado serios errores garrafales en el magisterio de la Iglesia Católica.

LOS ANIMALES en ninguna parte del Nuevo Testamento dice qué animales hubo en el pesebre pero se presume que en un establo existían estos.  Is:1,3; (LXX), "El buey, conoce a su amo y el asno al pesebre (phatnê) de su Señor (kyrios kyios), pero Israel no le conoce".
Luego, en Is:32,20 dice: "Ustedes, viajarán felices con riego abundante, para sus sembrados y pastos seguros para el burro y el buey"
Gn:3,18 en la maldición de Adán "¿Es que voy a ser confinado al pesebre, para comer junto con mi asno?" (Apócrifo judío).
Jesús es relacionado con Adán en la genealogía lucana 3,38. Lc:13,15-16 Jesús dice ¿cualquiera de vosotros no desata del pesebre, al buey o al asno?, argumento de soltar a las mujeres de las cadenas de maligno en sábado. (Apócrifo judío)

En el momento del anuncio bajo la estrella todo queda en suspensión, éxtasis (teofanía) y participan del asombro ante el nacimiento de Jesús. 

El buey es incorporado en el pesebre hacia el siglo X 

 Al respecto, Villa comenta que "cualquier creyente de a pie, sabe que, así como la mula y el buey, hay otros elementos como la fecha de nacimiento de Jesús, el nombre de los reyes magos o tantos aspectos que son bonitos pero no esenciales para la fe y quizás por ello los evangelistas lo pasaron por alto. La mula y el buey hacen parte de la tradición cristiana tanto que están presentes cada año en el pesebre de la plaza de San Pedro en el Vaticano" 

LAS OVEJAS Y LOS CABRITOS, son importantes porque de acuerdo con un oráculo antiguo en que los animales para el sacrificio se tomaban de un sitio llamado Migdal - Eder (Torre del Rebaño) entre Belén y Jerusalem, se consideraron junto con los pastores como sagrados.


EL BUEY Y EL ASNO pertenecen al acerbo más antiguo de todas las representaciones del nacimiento de Cristo. No mencionados ni siquiera en los evangelios, "son producto de la exuberante fantasía de los evangelios apócrifos, a los que los artistas les han dado carta de naturaleza permanente, y hacer frecuentemente una teología narrativa” que se acomoda muy bien al lenguaje simbólico de la Biblia.
El Pseudo Mateo c-14 dice: “Al tercer día del nacimiento, salió la Santísima Virgen de la gruta, se dirigió a un establo y colocó al Niño en un pesebre y un buey y un asno le adoraron” corroborando lo que el profeta Habacuc (Ha:3,2 versión de los LXX) predijo: “Serás reconocido entre dos animales” y en una versión del siglo V. se lee “Este Niño será el Señor del cielo y de la tierra
Algunos exégetas judíos han querido ver poéticamente en estas dos figuras respectivamente, la representación de las comunidades de la época, ganadera y agrícola.
Sin embargo, con el tiempo durante la edad media, en las representaciones desaparece el asno y es reemplazado por la mula.
En la versión de PseudoMateo, se ha querido observar el asno a las restantes naciones como los magos y los judíos y en el buey a los cultos paganos . En la liturgia oriental rusa y eslava se ha sustituido al buey por el caballo.
En la página 76 Benedicto XVI escribe: "El pesebre hace pensar en los animales, pues es allí donde comen. En el Evangelio no se habla en este caso de animales. Pero la meditación guiada por la fe, leyendo el Antiguo y el Nuevo Testamento relacionados entre sí, ha colmado muy pronto esta laguna, remitiéndose a Isaías 1,3: "el buey conoce a su amo, y el asno el pesebre de su dueño; Israel no me conoce, mi pueblo no comprende". 
En cuanto a la presencia del buey y la mula en los belenes, el portador de la CEE se ha mostrado extrañado porque "halla periodistas que se asombren de que en la Biblia no están el buey y la mula" algo que sabemos desde hace 2012 años. Ha añadido que "Es una tradición preciosa que el Papa en su libro de forma expresa, dice que debe seguir manteniéndose".
Tradicionalmente solemos colocar en los nacimientos de nuestras casas dos figuras que consideramos indispensables, el buey y la mula a pesar de no tener certeza histórica ni teológica. Lamentablemente somos acríticos especialmente en esta sociedad consumista, donde los valores religiosos, sobrenaturales y costumbristas se diluyen entre adornos y noeles originados en  los dibujantes de Coca-cola por 1920

Bibliografía
Biblia de Jerusalem
Aurelio de Santos Otero "Los evangelios apócrifos"
Joseh Ratzinger - Benedicto XVI "L`infanzia de Gesú"
Junkal Guevara "Los apócrifos postmodernos"
Versión de los LXX, "la Septuaginta"

Dec 5, 2012

230 - QUIEN FUE JESÚS DE NAZARETH

El recién nacido recuerda los sonidos rítmicos de los pulsos maternos durante su vida intrauterina, el 80% de las madres son diestras y colocan al bebé con la cabeza hacia su seno izquierdo por lo cual con la mano le derecha acaricia el lado izquierdo. Allí vuelve ese primitivo y agradable sonido a recordar su desarrollo en el edén intrauterino. Su pequeña y confusa imaginación está ligada al seno materno alimentador y protector, más no entiende la relación que resulta con su boca succionadora. En este contexto biológico y antropológico se van a desarrollar y a proyectar en su cerebro aquellos elementos tiernos, afectuosos, familiares y humanísticos, que darán fruto en la madurez a la persona. A la frustración del destete ingresa en su rescate la figura paterna, protectora cercana y necesaria como un dios terrestre que todo lo sabe y lo provee.
Sabemos que los escritos de la infancia de Jesús sobre su vida, bíblicamente son muy pobres y esto significa que es necesario hacer una profusa especulación teológica, no poseen la gran densidad de los textos querigmáticos sobre la Última Cena, la pasión, muerte y resurrección.
La iglesia primitiva sólo conoció una fiesta, el día de Cristo o la semana de Pascua anualmente, no se trataba de conmemorar un aniversario más, sino de combatir las fiestas paganas de Roma en el solsticio de invierno cuando al estar el sol más lejos y más pequeño, y el día más corto, se creía que este astro nacía cada año. 
Es así como en el siglo IV se fija la fecha 25 de diciembre sustituyendo el día del solis invictus por el día de Cristus invictus. En Egypto se celebraba el 6 de enero y el 28 de marzo. Esta medida reafirmaba contra la herejía de los monofisitas, las dos naturalezas de Jesucristo, humana y divina. En 321 d.C. se fija la institución de la fiesta del Natale Cristi en el día del Natalis Invicti, que encaja con la idea sincrética de Constantino de decretar festivo el primer día de la semana en honor del Señor, lo que conocemos como el día domingo. Por esa misma época es acogida por todas las iglesias con mucho fervor, constituyendo frente a la herejía arriana, una proclamación del Dogma de Nicea de 325 d.C.
Jesús y María su madre, no pudieron ser la excepción en su desarrollo materno infantil, así se favoreció una estrecha e íntima relación paternal con Jose su padre. Jesús le llamó “abba”.
No nació en la diáspora judía de las colonias del Imperio Romano. No fue hijo de escriba o de hacendado, su padre fue un artesano y su madre una mujer humilde, sumamente religiosos.
Como todo israelita conoció la magnificencia del Templo de Jerusalem, la liturgia de los sacerdotes, el sacrificio de los animales y las ofrendas en las fiestas judías.
Jesús y María su madre, no pudieron ser la excepción en su desarrollo materno infantil, así favoreció una estrecha e íntima relación paternal con Jose su padre. Jesús le llamó “abba”.
Jesús, como buen judío marginal y educado en el seno celosamente piadoso de su familia, un misterioso proceso surgió en él,  al madurar entre las oraciones repetitivas de su hogar: el Shemá Israel, el Quidush o el Shimoné Esré, forjó una filiación especial con Dios Padre, a quien llamó también “abba” cuyo significado del arameo es “papito
No conoció a Cesar Augusto ni a Tiberio. Ellos no pisaron su tierra natal, oyó hablar de ellos y ver sus caras en las monedas romanas. Jesús no salió de Galilea, Samaría ni Judea, regiones pertenecientes a la Provincia de Siria. Probablemente anduvo toda su juventud entre Nazareth y Sephoris, la ciudad griega en reconstrucción donde con su padre Jose, trabajaron de artesanos  a la vez que por un vínculo familiar materno visitaría a sus abuelos Joaquín y Ana, como relata el Protoevangelio de Santiago, escrito apócrifo del año 150 d.C.. 
Jesús hablaba arameo, el idioma comercial desde el exilio a Babilonia en el siglo VI a.C. conoció por su oficio de artesano frases y palabras del griego popular koiné, no habló latín. Se discute si leía y escribía pues esto era una operación difícil sólo del campo especializado por los escribas. No había tinta, lápices ni cuadernos, los papiros o pergaminos de alto costo requerían ser importados. No leyó la Biblia antigua, la Torah ni la versión griega de los Setenta elaborada en Alejandría de Egypto doscientos cincuenta años antes de su nacimiento.
Antes de los 16 moría el 60%; 75% antes de los 26 y  sólo un 3 % llegaba a los 70 años. Hoy a los 30 años se  está  aún en la  frontera de la juventud  estricta, pero antiguamente un varón galileo del siglo I había recorrido las etapas primordiales de su biografía. 

Bibliografía a solicitud.

Oct 7, 2012

229 - LA SEÑAL DE LA SANTA CRUZ

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Es el inicio de la Eucaristía  y de muchas prácticas religiosas y cotidianas, sin damos cuenta de lo que significa, a lo mejor porque hundidos en esta sociedad neoliberal de consumo y  prisa,  nos  parece que santiguarnos no es rezar, sino un simple gesto para rezar. 
A veces no es un simple garabato aéreo apenas identificable; lo hacemos correctamente, sin detenernos, sin prestar atención, porque debemos rezar el Avemaría o el Padrenuestro o vamos a la misa dominical
Sin embargo, ignoramos esos escasos minutos de oración tan intensos, tan concentrados, como el hacer la señal de la cruz.
En castellano existen dos verbos y dos gestos: santiguarsepersignarse. Santiguar es una derivación popular de santificare; las dos formas coexisten en la lengua con significados  diferentes, aunque su etimología se presta a la comprensión.

Están en la misma relación que mortificar y amortiguar, multiplicar amuchiguar, testificar  y atestiguar verificar y averiguar, pacificar apaciguar.




Santiguar equivale a santificar o consagrar: su representación es una cruz y una invocación trinitariaPersignarse es aumentativo o factitivo, como persuadir, perseguir, perturbar. Se ha reservado a la triple cruz, en la frente, en la boca y en el pecho
Pronunciamos una súplica de protección: Por la señal de la santa cruz de nuestros enemigos líbranos Señor. Es una función protectora, frente a función consagratoria, del signarse o santiguarse. La señal es un uso cultural muy antiguo, que conserva su validez en nuestros días. Señal, marca, contraseña, etiqueta, reborde, broquel, etc.: la pluralidad de sinónimos indica la presencia multiforme de dicha práctica.

Las excavaciones en territorios del Oriente Antiguo han sacado a la luz asas de cántaro con letras o signos grabados, que identificaban al productor o el dueño de dicha mercancía. Son innumerables los sellos en forma cilíndrica provenientes de Mesopotamia y otros en forma de escarabajo provenientes de Egipto. El grabador elaboraba un diseño en negativo, trabajo de miniatura, a veces delicado. Un cilindro rodado sobre un material blando dejaba impresa la escena en positivo. Los potentados llevaban sellos de anillo, o pendientes del cuello o de la muñeca. Podían pertenecer al rey, a un ministro, a un secretario, y se empleaban con valor jurídico en los documentos. La delegación de autoridad podía ir acompañada de la cesión del sello personal. También el Antiguo Testamento documenta dicha costumbre como algunas citas lo describen.

Gn 38, 18.25 Ya el patriarca Judá llevaba su sello personal colgado de un cordel.
Gn:41,2 El Faraón se quitó el sello de la mano y se lo puso a Jose, delegando en él su autoridad imperial.
1Re:21,28 Jezabel escribió unas cartas en nombre de Ajab, las selló con el sello del rey y las envió a los concejales y notables de la ciudad. El Doctor Marjo Korpel, un erudito del Antiguo Testamento de la Universidad de Utrecht, ha publicado in estudio detallado sobre un sello del siglo IX a.C. que perteneció probablemente a la infame Reina Jezabel.  
Est:8,8; cfr. 3, 12 El rey Asuero dice a Ester y a Mardoqueo: Vosotros escribid en nombre del rey lo que os parezca sobre los judíos y selladlo con el sello real, pues los documentos escritos en nombre del rey y sellados con su sello son irrevocables
 Jr:22,24 Jeremías usa la imagen del sello para indicar una pertenencia muy personal del rey al Señor: ¡Por mi vida, Jeconías, aunque fueras el sello de mi mano derecha, te arrancaría!. 
Ag:2,23 Según el profeta Ageo, el Señor dice a Zorobabel: Te haré mi sello, porque te he elegido.
Así se indicaba la procedencia y la pertenencia: un edicto emanado del rey, una casa propiedad de un personaje. La costumbre pervive en nuestros días con cambios accidentales. Gran parte de la publicidad, sí no toda ella, se monta sobre la marca, que el consumidor debe reconocer. Vemos una circunferencia con tres radios y reconocemos la marca del coche. Lo mismo sucede con detergentes, licores y películas.
Existe la marca o marco de calidad. Pero también pone uno una marca, un ex-libris, en sus libros y se bordan unas letras en sábanas o pañuelos. La costumbre moderna es tan sabida, tan consabida, que hasta podemos recibir su impacto de forma subliminar. Y por ella entendemos sin dificultad bastantes textos de la Biblia.
Marca y señal en la Biblia, algunos cuantos textos marcan la marca la posesión o tienen función protectora.
Gn 4, 15 El Señor marcó a Caín, para que no lo matara quien lo encontrara. Esa señal indica que está bajo la jurisdicción directa del Señor y que a nadie le está permitido hacer justicia en el homicida. Ezequiel desarrolla el tema en una visión.
Marca, en hebreo, se dice tau, o sea, la letra tau, que antiguamente se escribía con dos trazos en cruz. El escribano va marcando la tau, la cruz, en la frente; una señal que significa fieles al Señor, y en virtud de la cual se salvan de la matanza. Es una garantía patente que han de respetar los verdugos.
Ex:12,23 Algo parecido a aquella marca de sangre en jambas y dinteles de las puertas, cuando por las vías de Egipto pasaba el exterminador cobrando tributo de primogénitos.
Ex:28,36-37 El sumo sacerdote ostentaba una diadema con una joya en la cual estaba grabado Consagrado al Señor.
Jos:2,18 O como la cinta roja en la casa de Rajab, junto a la muralla de Jericó, que sirvió para salvar a toda la familia.
Job:31,35 él recita su alegato y después se lo entrega a Dios diciendo: Aquí está mi firma! o mi marca.
El Isaías Segundo anuncia la restauración del pueblo, su entrega al Señor: 
Is:44,5: Uno dirá: Soy del Señor, otro se pondrá el nombre de Jacob; uno se tatuará en el brazo: Del Señor, y se apellidará Israel. Como el propietario marcaba en el asa del cántaro su nombre, en señal de propiedad, así los israelitas se marcan en el brazo el nombre de su Señor y dueño.
Is:49, 16 En mis palmas te llevo tatuada, tus muros están siempre ante mí. Como si llevara debajo de la piel un diseño de la ciudad para recuerdo imborrable. Está también la marca protectora.
Ct:2,16 Es lo que ha dicho en otros términos: Mi amado es mío y yo soy suya. Es la unión del amor, fuerte como la muerte. El queda marcado con ella, para siempre.
El poeta del destierro aprovecha audazmente la imagen a Dios. Jerusalén, la ciudad que personifica al pueblo, es la esposa del Señor. Se queja de que su marido la haya olvidado, y él protesta.
Ct:8,6 Hacia el final del Cantar de los Cantares, ella habla apasionadamente: Grábame como un sello en tu brazo, como un sello en tu corazón. Quiere ser plenamente del otro, estar en él sin separarse jamás. No le pide que grabe su nombre en brazo y corazón, sino dice: grábame a mí, para ser totalmente tuya.
Ez:9,1 Por sus pecados Jerusalén está condenada, y el Señor despacha a los ejecutores de la sentencia. Conviene leer el texto: Entonces le oí llamar en voz alta: Acercaos, verdugos de la ciudad, empuñando cada uno su arma mortal. 2: Entonces aparecieron seis hombres por el camino de la puerta de arriba, la que da al norte, empuñando mazas. En medio de ellos un hombre vestido de linocon los avíos de escribano a la cintura. 3: Al llegar se detuvieron junto al altar de bronce. La gloria del Dios de Israel se había levantado del querubín en que se apoyaba, yendo a ponerse en el umbral del templo. Llamó al hombre vestido de lino, con los avíos de escribano a la cintura, 4: y le dijo el Señor: -Recorre la ciudad, atraviesa Jerusalén y marca en la frente a los que se lamentan afligidos por las abominaciones que en ella se cometen. 5: A los otros les dijo en mi presencia: -Recorred la ciudad detrás de él, hiriendo sin piedad ni compasión. 6: A viejos, mozos y muchachas, a niños y mujeres, matadlos, acabad con ellos; pero a ninguno de los marcados lo toquéis. Empezad por mi santuario.
Ap:7,2: El Apocalípsis recoge y transforma la escena de Ezequiel: 1: Vi después un ángel que subía de oriente llevando el sello de Dios vivo2: Con un grito estentóreo dijo a los cuatro ángeles encargados de dañar a la tierra y el mar: 3: -No dañéis a la tierra ni al mar ni a los árboles hasta que marquemos en la frente con el sello a los siervos de nuestro Dios. 4: Oí también el número de los marcados: ciento cuarenta y cuatro mil de todas las tribus de Israel. El hijo lleva el nombre del padre, de quien procede: Ezequiel hijo de Buzi, Jeremías hijo de Jelcías. El templo lleva el nombre del Señor; los altares se dedican invocando el nombre del Señor. La bendición se realiza imponiendo, invocando el nombre del Señor sobre la comunidad.
En el Nuevo Testamento apreciamos
Ef:1,13Oyeron el mensaje de verdad y el anuncio de su salvación y creyeron en Cristo, fueron unidos a él y sellados como propiedad de Dios por medio del Espíritu Santo.
Ef:4,30 No irritéis al Espíritu de Dios, que os selló para el día de la liberación
La señal de la Cruz es para los cristianos el símbolo de su salvación.
Así de grande es la señal de la cruz y el nombre trinitario sobre esa criatura, que empieza a ser superhombre, hijo de Dios marcado para siempre
El Padre Gaspar Astete s.j. da inicio a su Catecismo exponiendo la Santa Cruz como lugar elegido por Dios Nuestro Señor para liberar al mundo del pecado. Para el buen cristiano es indispensable signarse y santiguarse bien, y continuamente, sin embargo, es  importante que no lo hagamos como algo mecánico, sino que podamos vivir este hermoso signo y aplicarlo según el fin para el cual es concebido por la Iglesia.
Marcamos nuestra actividad y nuestro reposo, gozos y dolores con la señal de la cruz y el nombre trinitario, y así vamos realizando nuestro ser cristiano a lo largo de la vida. Y también nuestra muerte será marcada con la señal de la cruz. 
Al empezar la Eucaristía, nos santiguamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Y el sentido trinitario de la celebración eucarística, que volverá a expresarse en varios momentos, queda proclamado desde el principio.

Bibliografía
Biblia de Jerusalem
Luis Alonso Schökel:  "La señal de la Cruz"
Astete Gaspar: "El Catecismo de la Doctrina Cristiana"

Jun 21, 2012

228 - ABBA Y EL REINO, INSEPARABLES

A medida que avanzaba el conocimiento del misterio del Reino, se percibía con más claridad que Jesús, en definitiva, estaba hablando de Dios. Bajo esta imagen del  reino encontramos el actuar mismo de Dios (el reinar divino) su soberana actividad liberadora, Dios mismo totalmente preocupado por la salvación del hombre. Detrás de la preferencia por los pobres y los pecadores se iba delineando, bajo la imagen del Reino, cada vez con más claridad el rostro de un Dios que se nos hace encontradizo en nuestro presente y se introduce en el entramado de nuestra historia. 
Jesús respira la gozosa certeza de esta cercanía.
Se percibía que Jesús hablaba de Dios a medida que su claridad se expresaba en su actuar y en su predicar. En su preferencia por los marginados pobres y pecadores se va develando el rostro de un Dios que se hace encontradizo introducido en la historiadura humana y que percibimos en nuestro presente.
Hay dos días que no podemos maniobrar, el ayer y el mañana, así que el Reino de Dios nos habla del presente continuo en que edificamos nuestra vida.
Siendo un judío nunca pretendió fundar una nueva religión, él como predicador se convertiría en predicado. No conoció otro Dios que Jahvé, nombre dado a Moisés en el Sinaí para el pueblo hebreo.
En su intimidad con el Padre nunca se refirió a una relación diferente a la de su Hijo, vivió una experiencia de Dios de tal profundidad y transparencia que a través de los siglos la historia religiosa recibió de él una impronta indeleble.
Más allá de nombrar a Dios como Padre demuestra tal penetración de comunión que a diferencia de muchas religiones orientales en que se atribuye con un genérico al Dios supremo, Jesús en su arameo familiar le trata con el diminutivo “abbá”, vocablo empleado por los niños hacia sus progenitores.
En esa intensa e inmodificable expresión de Jesús para hablar de Dios o  para hablar con Dios, surgiría una afrenta de irreverencia y blasfemia,  pues jamás la piedad hebraica se atrevería a llamar a Dios con tanta confianza al decir papito. Esto anularía el rigor del tono solemne que indicaba distancia entre Dios y el hombre. Sin embargo sus discípulos impresionados asumieron este apelativo y se apropiaron de esta forma aramaica usada en sus oraciones cristianas creyendo haber heredado del Maestro el núcleo de su fe en Jahvé.
El mismo los había exhortado como recuerda Lc: 11,2 “Cuando oréis, decid: Padre  (posiblemente, Abbá)
Aunque conocía muchos nombres de Dios que la tradición le ofrecía: Eheyé Asher Eheyé, Yahvé, El, Betel, Sebao, Adonaí, Elohim, OlamRoyShalom, Shadai, Elyón, de acuerdo a las diferentes regiones y épocas, lo nuevo de Jesús es mostraros sólo un Dios no desde las categorías helenísticas, lejano, severo, vengativo y terrible como Zeus o el Dios de los judíos, sino cercano, misericordioso y de amor preocupado por su pueblo.
Lo novedoso es que lo tomó no de la sinagoga ni de los rabinos del Templo sino de la vida cotidiana de su aldea familiar, de la boca de los niños que llaman a su progenitor papá, del que se apropia para expresar lo que pensaba de él y lo que era para sí mismo, Abbá es el sello tierno y creador del nuevo rostro de Dios que identifica su mensaje del Reino.
Conviene recordar que es a la luz de aquel mensaje como Abbá debe ser interpretado, para no correr el riesgo de vaciarlo de su densidad histórico-salvífica, reduciéndolo a una fórmula intimista y sentimental”.
El amor del Abbá es tierno y creador al mismo tiempo.
En las religiones humanas este rostro de Dios no es común, para los griegos, la divinidad por su trascendencia, permanece extraña e indiferente a las vicisitudes humanas o para los judíos sólo se interesa por las miserias de su pueblo, Israel, como el Dios del pueblo elegido.
El hombre por natural inclinación tiende a no dar crédito a un Dios tal y opta por un Dios que sea, ante todo, alguien que castiga y recompensa, pero Jesús lo presenta como un Dios en quien la ternura es el primer calificativo de la justicia y el poder, en quien no existe más justicia y poderío que el amor.
¿De dónde sacó Jesús la certeza de que el Reino está cercano a los hombres y ofrece inimaginables posibilidades de salvación para los más necesitados
¿Acaso no de la excepcional experiencia de Dios que él había vivido como  Abbá suyo y de todos?
Es justamente sobre la base de este descubrimiento personal del amor paterno de Dios como Jesús podrá anunciar en el mundo la palabra de esperanza del Reino. La buena noticia (evangelio) de la cercanía de Dios a los pobres, él la adquiere por medio de su originalísima experiencia. La revelación que Jesús hace del misterio del Reino a los pequeños está precedida y posibilitada por la revelación que el Abbá le ha hecho a él.
Detrás de la predicación de Jesús está la revelación de Dios a aquel que es su Hijo; y se trata, no de un conocimiento intelectual, sino de una experiencia personal, que podríamos llamar de familia.
En la palabra Abbá y en la fórmula Reino de Dios tenemos seguramente el mejor y más expresivo resumen de la vida de Jesús y su sentido. El primer mensaje de estas dos palabras es su vinculación e inseparabilidad. El Abbá es una manera de designar a Dios. El Reino es una manera de ver la vida humana.

Bibliografía a solicitud
Biblia de Jerusalem

May 30, 2012

227 - LA ANTIGUA SOCIEDAD JUDIA

Sería importante hacer una reflexión sobre la clasificación social antigua y la nuestra contemporánea para tener un concepto aproximado de las condiciones de vida de la compleja sociedad palestinense del siglo I.
LA CLASE MEDIA, era escasa, la información que ha llegado hasta hoy sobre este grupo social de comerciantes y artesanos, pues la tradición procede más de las leyendas que de la realidad. Para los sastres, perfumistas, panaderos, carpinteros etc. su prosperidad económica dependía del Templo y al parecer, estaban muy bien pagados .Gracias a que dicha región es un puente entre los tres grandes continente, Asia, Europa y África, es un corredor por donde pasaban las caravanas de la seda con mercancías lujosas como: sedas, telas, joyas, perfumes y especies etc. Durante las fiestas se vendían recuerdos y objetos de lujo para los peregrinos, como también se alojaban en posadas y se suministraban las comidas y los elementos de cosas necesarias como nos recuerda el Texto Sagrado.
El consumo debía ser muy importante al tener por ley que gastar el segundo diezmo, Dt: 12,17-18 No podrán ustedes comer dentro de su ciudad el diezmo de su trigo, de su vino o de su aceite, ni las primeras crías de sus vacas o de sus ovejas, ni nada de lo que hayan prometido al Señor, ni de sus ofrendas voluntarias. Sólo podrán hacerlo delante del Señor su Dios, en el lugar que El escoja; allí en presencia del Señor su Dios y en compañía de sus hijos y de sus criados, y de los levitas que vivan entre ustedes, se alegrarán del fruto de su trabajo
No todos los judíos se atenían a estas disposiciones al no contar con excedentes de producción y pagar fuertes impuestos, pero los procedentes del resto de la Palestina debían gastarse buenas sumas de dinero favoreciendo a los comerciantes de la capital. Sin embargo, era complejo trasladar las compras para consumirlas en sus aldeas por lo que preferían venderlas allí. El costo era superior en Jerusalem donde los higos costaban tres veces más que en las aldeas. 
Pero Isaías: 3,16-23 nos describe bellamente con lujo de detalles la clase de accesorios que usaban las mujeres de Jerusalem por el siglo VIII a.C.
. A las mujeres de Sión, que son orgullosas, que andan con la cabeza levantada, mirando con insolencia, caminando con pasitos cortos, y haciendo sonar adornos de los pies… las diademas, las lunetas, los pendientes, los brazaletes y velos, las bandas de la cabeza y las cadenitas de los píes, los cinturones, los frasquitos de perfumes y los amuletos, los anillos, los adornos de la nariz, los vestidos elegantes, los mantos, los chales, y los bolsos, los espejos, los turbantes y las mantillas..” 

EL PUEBLO, a mayor descenso en la escala social, menos datos existen sobre estas clases sociales en que podrían percibirse algunas categorías. Los pequeños propietarios solían contentarse con consumir sus productos y hacer con ellos algunos intercambios o trueques de lo que les faltara, a la vez, que evitaban los impuestos del mercado (el IVA de la época)
En Judea y Samaría las exportaciones eran pequeñas y por lo general era el hijo mayor quien explotaba y administraba las fincas mientras que los otros hermanos debían hacerse obreros o expatriarse.
Galilea con una geografía más propicia por sus montañas y los riegos de los remansos del Jordán, podía tener exportaciones y un comercio más productivo con los paganos griegos, situación que dejaba pernear una religiosidad menos ortodoxa que en la Judea.
Hacia el año 150 a.C. muchos judíos huyeron de Galilea y los paganos se quedaron con las tierras incrementando sus dominios, pero Juan Hircano inicia la judaización del norte al decretar la migración de muchísimas familias campesinas a las montañas, logrando la reconquista donde los extranjeros tuvieron que convertirse o marchar 1ªMac:5,23-45. Fuera de los agricultores no hay datos o son poco conocidos, además que sus oficios eran mal vistos y despreciados, como dicen antiguas fuentes rabínicas:
El curtidor “huele tanto” que pierde su dignidad, de forma que su mujer puede separarse de él si quiere (caso excepcional, pues el marido era quien pedía el repudio de su mujer)
Los tejedores "eran tan mentirosos" que no eran admitidos para dar testimonio, lo mismo que la mujer o el esclavo.
El pastor "solía ser un ladrón" que se aprovechaba del rebaño en beneficio propio o iba a pastar a un campo ajeno.
El médico “se dedicaba a atender a los ricos y dejaba sin medicina a los pobres” (aún hoy sigue esta costumbre especialmente en la cosmetología y en la cirugía plástica al practicar procedimientos innecesarios)
La lista de los oficios era tan larga que no quedaría espacio para los oficios decentes.
El obrero o el jornalero, cuando no había buenas cosechas o los negocios eran malos o había competencia, el nivel económico tan bajo hacía perder su independencia, obligándolo a servir a otro amo bajo contrato o como obrero agrícola o en el trasporte de mercancías, o como ayudante en casa de un artesano o entrar a casa de un noble de la corte como criado.
Todo este conglomerado de trabajadores y con poco ingreso, “despreciados por la casta de los escribas y de los fariseos”, formaba parte importante del pueblo de Israel, siendo llamados ham ha´ares o los incultos, como pueblo de la tierra.
LOS NECESITADOS, por una enfermedad, un accidente o un mal negocio, la persona se ve incapaz de trabajar quedando excluida de la comunidad, convirtiéndose en mendigo, en ladrón o en esclavo.
Jerusalem era invadido por los mendigos debido a que los peregrinos eran más generosos debido a que el segundo diezmo podía servir para la limosna, obra muy meritoria ante el Señor. Entre estos había muchos “leprosos” es decir personas que padecían de enfermedades de la piel que eran considerados como impuros. En estas injustas circunstancias brotaba la tentación de ser “ladrón” no solo en la Cuidad Santa, sino a lo largo de los caminos para asaltar a los peregrinos imprudentes. Aunque a los ladrones y a los zelotes se les decía bandidos, esto se aplicaba más a las pandillas que fueron apareciendo cada vez más por el año 60 d.C.
Los esclavos judíos eran producto de las deudas impagables, para los adultos israelitas varones que tenían iguales derechos jurídicamente, que los hijos mayores de los amos y las niñas menores de 12 años.
En el fondo el esclavo judío se parecía mucho a un mayordomo, pues cuando el amo era pagano las condiciones eran diferentes. Debido a sus condiciones de impureza ritual el esclavo no podía dormir bajo el mismo techo de los judíos piadosos, aunque estaba dispenso o exonerado de participar en las oraciones y en las peregrinaciones.
La circuncisión sólo les permitía descansar el día sábado pero ciertas oraciones después de las comidas y que no interfirieran con el trabajo, eran obligatorias. Dentro de este marco social se va a desenvolver la vida de Jesús en la Palestina del siglo I. 
Mishná Avot 5:21 "A los cinco años, para estudiar la Escritura, a los diez años, para estudiar la Mishná; a los trece años, para cumplir los mandamientos, a los quince años para estudiar el Talmud, a los dieciocho, para las nupcias, a los veinte años, para procurar, a los treinta años par la fuerza; a los cuarenta años, para el raciocinio, a los cincuenta años, para el consejo a los sesenta años, para la ancianidad; a los ochenta años, para la fortaleza; a los noventa años, par inclinarse, a los cien es como si estuviera muerto, haya pasado y haya sido anulado del mundo"
LOS ESCRIBAS al lado de los ancianos, tenían un peso social de primer orden cuya mayoría era laica y se reclutaban entre los ancianos, los jornaleros y los sacerdotes por lo que su clasificación social no era muy concreta. Eran esencialmente los especialistas de la Ley. “si al sacerdote se le pedía sobre todo ofrecer un sacrificio al Señor esto exigía que fuera un buen carnicero del Templo”
al escriba se le pedía que explicara y actualizara la ley en función de los nuevos tiempos, se esperaba que él fuera un guía espiritual de la gente, que interiorizara cada vez más la fe en Dios y enseñara a cumplir su Santa Voluntad
Era un hijo espiritual y sucesor de los profetas. Los judíos estaban convencidos que el tiempo de los profetas había terminado y esperaban que llegara el profeta mesiánico de los últimos  tiempos.
EL TITULO DE PROFETA A JUAN BAUTISTA Y A JESUS SIGNIFICA PARA LOS CRISTIANOS DEL SIGLO I QUE SE HA ENTRADO EN LOS ULTIMOS TIEMPOS.
Los Consejos y los Tribunales por los conocimientos de las Escrituras y su competencia jurídica, convertían a los escribas en personajes indispensables sin los cuales sería imposible resolver los casos de difícil interpretación. Debido a estas necesidades como por las circunstancias políticas había numerosos escribas en el Sanedrín.
Por sus ideas apoyadas en la fe profunda que animaba su vida moral se colocaban más bien al lado de los fariseos, quienes se regocijaban de encontrar en ellos gente segura en el aspecto doctrinal. Había también escribas saduceos e independientes. Una vez fueron ingresando en el Sanedrín iban imponiendo sus concepciones incluso en el plano litúrgico. La sociedad judía donde parecía estar ya definida en una estructura social determinada por el nacimiento, fuera sacerdote o no sacerdote, judío puro o bastardo, hacía de los escribas la prueba de que era posible una promoción social. Los escribas fariseos se esforzaron en extender más allá de la clase sacerdotal, las reglas de pureza para el pueblo (escuela de Hillel) suscitando una gran esperanza en las masas, que también podían estar junto de Dios, con todo lo esto significa.
Los escribas al insistir en la relación interior con Dios y en una vida conforme a la fe, más que en el culto, prepararon sobre todo a Israel para la desaparición del Templo y del Sacerdocio.
Después de la destrucción por Tito en el año 70 d.C. de Jerusalem y del Templo, los escribas se convirtieron en los jefes del pueblo elegido, a la vez que el sacerdocio dejó su lugar al rabinismo. No todo el que quería podía ser escriba, se requería de largos estudios, del conocimiento perfecto de la Ley y de la tradición oral, entre las cuales había algunas escuelas esotéricas reservadas para los estudiantes más seguros con una rectitud de juicio reconocida por los demás escribas. Hacia el siglo II había una especie de ordenación a los 40 años de edad para ser verdadero Escriba y Doctor de la Ley pudiendo usar un vestido especial como signo de dignidad adquirida. Así ocupaba la presidencia de todas las reuniones y era saludado respetuosamente por todos, cuando pasaba un escriba por la calle la gente paraba su trabajo y se volvía para saludarle, siendo honrado a veces más que el Sumo Sacerdote. Sus honorarios no eran grandes pues así como Dios había dado gratuitamente su Ley, así el escriba debía dispensar gratuitamente su enseñanza y sus consejos, sin embargo los regalos recibidos les permitían en especial a los más ancianos tener una vida cómoda. Todo ese movimiento se fue fraguando y haciendo fecundo en la época evangélica.

Bibliografía:
Biblia de Jerusalem
A solicitud de los interesados
Carlos Augusto Rodríguez Garcés M.D.

BUSCADOR

Google